Búsqueda personalizada

miércoles, 29 de octubre de 2014

Daredevil de Mark Waid.

Nuevo post dedicado a Daredevil en el que toca repasar la etapa actual del personaje y que a día de hoy sigue publicandose en América después de algo más de cuarenta números. El autor de esta etapa es Mark Waid, veterano guionista de gran calidad y mucha experiencia en el género de los supers. Flash, JLA, 4F, Capitán América y especialmente Kingdom Come son algunas de sus obras más destacadas.

Como ya he comentado estas últimas semanas después de Miller muchos autores que intentaron seguir su estilo y meter a DD en problemas cada vez más gordos. Bendis y Brubaker son escritores con talento y supieron coger esta honda y dejaron etapas interesantes. El problema vino después con Diggle, que no tiene los recursos de los autores anteriores, y sumió la serie en el caos y el aburrimiento.


Con este panorama le llegaba la colección a Mark Waid que optó por dar un giro radical en el planteamiento, al menos eso parece en un primer momento. DD volvía a la ciudad pero con una actitud completamente diferente. Dispuesto a solucionar todos sus problemas y seguir adelante. La primera escena, en la que vemos a Daredevil irrumpir en una boda de la mafia en la que acaba besando a la novia, es una clara declaración de intenciones del nuevo rumbo de la serie. Una escena muy buena por cierto.

Este planteamiento se vio también en las relaciones de Daredevil con el resto de héroes y especialmente con los villanos. Durante años se había mantenido más o menos alejado de la comunidad superheroica, y centrando sus esfuerzos en acabar con mafiosos como Kingpin. Ahora veremos a DD enfrentarse a enemigos como Klaw, Doctor Muerte o IMA, además de algún nuevo enemigo. También veríamos como cruza su camino con héroes como Capitán América o Iron Man, personajes no muy comunes en esta serie.


Los secundarios siguen jugando un papel importante en la colección. Foggy será una vez más uno de los grandes apoyos de Matt. Ambos deberán estar unidos para enfrentarse a un enemigo mucho más peligroso que cualquier supervillano, el cáncer. Durante esta etapa también llegará a la vida de Matt una nueva chica, la fiscal Kirsten McDuffie. Un nuevo amor para Matt radicalmente diferente a los anteriores y que para nada será la clásica damisela en apuros. Me encanta el capítulo 12, el que abre el tomo tres, donde tienen una cita muy particular.

Waid no ha descubierto la pólvora, pero si que ha sabido dar un giro completo al personaje y sacarle de la desesperación de los últimos años. Ha devuelto la sonrisa y la esperanza a Daredevil. Sigue habiendo desgracias y situaciones comprometidas pero son afrontadas de otra manera. Es una visión diferente del personaje y que sinceramente se agradece. Aún no ha terminado la etapa de Waid con DD y parece que al autor le quedan historias por contar. Cuando acabe y pase un tiempo será el momento de valorar completa su estancia en la colección pero de momento va por muy buen camino.


El apartado gráfico ha sido sensacional y ha contado con grandísimos artistas. Los primeros doce números fueron dibujados por Paolo Rivera y Marcos Martín que se fueron alternando a lo largo de las diferentes historias propuestas por Waid. Establecieron ciertas pautas comunes en cuanto al dibujo, dando una sensación de uniformidad a pesar de los cambios. Me encanta la manera en que empezaron a mostrar el sentido del radar además en general el colorido y viveza de las viñetas. Además de unas fantásticas páginas interiores también nos dejaron unas excelentes portadas.

A pesar de ello siempre es de agradecer que una colección tenga un dibujante más o menos fijo y ese fue Chris Samnee, que salvo algún número suelto se ha encargado de la colección desde la entrega número 12. Para mi este autor es el que ha concretado graficamente la serie. Cogió todos los aciertos de los autores anteriores y a partir de ahi ha seguido añadiendo sus propios recursos. Samnee era menos conocido pero echando un vistazo por internet se puede ver que es un dibujante capaz de dibujar cualquier personaje. A mi personalmente me esta encantando su trabajo en la serie de DD.


Samnee cuenta con la ayuda de Javier Rodríguez que se encarga de la tintas. Además este autor ha sido el encargado de suplir a Samnee en algunos números, dando un aspecto muy homogeneo a toda la serie. Destacar también el número 17 que contó con los siempre interesantes lápices de Mike Allred.

La etapa de Mark Waid tiene pinta de ser de las más recordadas del personaje. Aún es pronto para valorarla, como ya os decía tendrá que terminar y que pase cierto tiempo para que podamos considerarla en su conjunto. De momento lo que si puedo afirmar es que es uno de los cómics más interesantes de cuantos publica Marvel en la actualidad, que cuenta con un dibujo excelente y que esta más o menos al margen de eventos. Si aún no sigues esta colección estas a tiempo de hacerte con los cinco tomos que de momento ha publicado Panini.



Con esta entrega pongo fin al repaso que inicié hace unas semanas a lo más destacado de lo publicado estos cincuenta años de DD. Espero que leyendo estos post lo pasarais al menos tan bien como yo escribiéndolos. Ha sido una pasada volver a leer cómics antiguos de Daredevil y recordar todas estas historias del que desde hace años es uno de mis personajes de cómic favorito. En breve recopilo estos post en un enlace para la columna de la derecha y le iré añadiendo la etapa de Nocenti que la tengo a medio leer.