Búsqueda personalizada

miércoles, 1 de octubre de 2014

Daredevil: Frank Miller (IV) Born Again.

Segunda parte del análisis de Born Again iniciado la semana pasada. Hoy me centraré en los autores de la obra y el dibujo.

El trabajo de David Mazzucchelli es simplemente brillante. Este artista tiene un gran talento para plasmar las expresiones de los personajes y esto es algo indispensable en un relato como Born Again. Puede que sea el cómic de un superhéroe pero es mucho más importante la identidad de Matt Murdock que la del diablo guardián.


El artista utiliza la primera página de cada uno de los capítulos para hacer una serie de ilustraciones que nos muestren rápidamente la situación de Matt en ese momento. En la primera parte Matt esta en durmiendo en la cama de su apartamento, en la segunda aparece en la misma posición pero en una pensión, la última es Matt acurrucado en un oscuro callejón después de haber sido apuñalado. Siguiendo con esta idea según avanza la obra vemos como Matt pasa a dormir a los cuidados de las monjas y después en un piso junto a Karen. En el desenlace Matt esta completamente recuperado y acaba de vencer a Nuke, ahora es el mercenario el que se encuentra tumbado y acabado en la mesa del periodista Ben Urich. Una gran idea por parte de Mazzucchelli esta serie de imágenes de temática común.

No puedo dejar de hablar de la labor del artista sin antes mencionar el homenaje que hace a La piedad de Miguel Ángel, cuando nos muestra a Matt acabado en los brazo de Maggie. Una página sublime que se ha convertido en todo un icono. Toda la parte que el personaje pasa entre las monjas esta llena de simbología católica, lo que casa perfectamente con el espíritu de renacer de la obra. Siempre me ha gustado el contrapunto este con la idea de que Daredevil va vestido de diablo.



El gran acierto de Born Again es precisamente lo que adelanta su título. El renacimiento completo del personaje tanto de sus ideales como de su fuerza y apoyo. Matt Murdock no es un héroe por su posición o sus poderes, lo que le convierte en un héroe es su espíritu. Algo que Kingpin no sabe y por ello fracasa cuando le intenta destruir quitándole todo.

Miller ha dejado una huella profunda en la cabecera de DD y a pesar de que han pasado unos 30 años desde la publicación de sus historias los lectores siguen disfrutandolas como el primer día. Para mi son algunos de los mejore cómics que he leído nunca. Muchos autores han intentado imitar a Miller poniendo a Matt al límite pero ninguno ha llegado a la intensidad y emoción de sus historias. Bendis o Brubaker han hecho grandes etapas de DD pero siempre un escalón por debajo.


Born Again es una de esas historias que hay que leer varias veces y que con cada relectura gana en matices e intensidad. He leído este cómic entero unas cinco veces, tanto en español como en inglés, y os aseguro que volveré a leerlo más veces. El equipo creativo Miller/Mazzucchelli es uno de los mejores de toda la historia del cómic americano. Además de este Born Again también son los responsables de Batman: año uno que siempre ha sido mi historia favorita del Caballero Oscuro. Eso son palabras mayores.

Con el post de hoy pongo final a la etapa de Frank Miller en Daredevil. Al final me he extendido más de lo esperado, en un principio pensaba haber terminado con este repaso a la trayectoria de DD en los cuatro miércoles de septiembre pero parece que la cosa se va a extender también a los miércoles de octubre.