Búsqueda personalizada

jueves, 13 de noviembre de 2014

El silencio de los corderos de Jonathan Demme.

Aquí llega un mes más la película del trece, hoy dedicada a uno de los grandes clásicos del cine de los noventa, El silencio de los corderos. Una gran película que fue un gran éxito tanto de crítica como de público. Hannibal Lecter a pesar de ser un personaje secundario en la trama se quedó en la retina de los espectadores. Una gran película que espero disfrutéis.





Historia:

El asesino en serie Bufalo Bill esta aterrorizando a Estados Unidos. Hasta el momento lleva cinco víctimas a las que ha matado siguiendo el mismo modus operandi. Todas sus víctimas son chicas jóvenes a las que secuestra y acaba matando al cabo de unos días, dejando los cuerpos para que los encuentren las autoridades. El FBI esta al cargo de la investigación pero no tiene apenas pistas y parece que el psicópata seguirá actuando hasta que complete su macabra tarea o sea detenido.

Uno de los últimos recursos del FBI es intentar la colaboración de Hannibal Lecter. El doctor Lecter esta encarcelado en una centro psiquiátrico desde hace años debido a una serie de asesinatos que cometió. A pesar de ello es un brillante psiquiatra y su información y puntos de vista sobre el caso podrían ser fundamentales Bufalo Bill. El encargado del caso decide enviar a la joven Clarice Starling a entrevistar a Lecter.

Equipo:

El silencio de los corderos contó con un equipo de rodaje en el que se juntaron figuras veteranas como la de Anthony Hopkins o el director Jonathan Demme con jóvenes como Jodie Foster que a pesar de su corta edad ya llevaba más de diez años interpretando y había ganado un Oscar.



Jonathan Demme comenzó en los años setenta su carrera como director. Poco a poco se fue haciendo un hueco en las parrillas televisivas en series como Colombo o con películas de bajo presupuesto. Su primera gran oportunidad en el cine le llegó con El silencio de los corderos, película por la que ganó el Oscar a la mejor dirección y con la que alcanzó la fama. En 1994 dirigió la otra gran película de su filmografía, Philadelphia. Desde entonces ha dirigido pocas películas y ninguna de ellas han llegado al nivel y maestría de las citadas. Estos años se ha centrado más en los documentales centrados en algunos de los mejores músicos de la actualidad, entre ellos gente como Neil Young o Bruce Springteen.

Jodie Foster empezó su carrera como actriz a la temprana edad de siete años apareciendo en algunas series de televisión americanas. Pero sin duda su primera gran película fue Taxi Driver, película que tarde o temprano saldrá en esta sección, en la actuó con tan solo 14 años. A pesar de empezar tan joven Jodie Foster no ha parado nunca de actuar y es uno de los rostros más habituales del cine americano de nuestra época. En los últimos años ha participado en producciones como Plan de vuelo desaparecida o La habitación del pánico que sin ser grandes taquillazos si que han tenido buenas recaudaciones. Además de actriz también ha sido la directora de algunas películas o incluso participado en bandas sonoras.


Anthony Hopkins es un actorazo como pocos ha tenido el cine. Comenzó su carrera en los años 60 realizando películas y series para televisión. Desde entonces no ha parado de trabajar en el mundo de la interpretación. Cuando se estrenó El silencio de los corderos hacía ya años que era una estrella. En los últimos años se le ha visto en producciones más comerciales como Misión Imposible o Thor, donde a menudo suele ser el mejor interprete de la película. A mi personalmente además de sus apariciones como Lecter me encanta la cinta Corazones de la Atlántida, basada en un relato de Stephen King.

Una escena:

La película esta marcada de momentos para el recuerdo, pero yo me quedo especialmente con dos. La primera vez que va Clarice a ver a Lecter es brillante. Vemos como la joven va entrando en el psiquiátrico cruzándose primero con los trabajadores y después con los internos. Al final de trayecto, en una especie de mazmorra se encuentra la celda de Lecter. Allí tienen una charla y conocemos al doctor, un personaje que desde el primer momento genera angustia y miedo en los espectadores.



La otra gran escena de la película es casi al final, cuando Clarice encuentra la casa del asesino y debe acabar con él. La escena rápidamente pasa a desarrollarse en el sótano de la casa donde Clarice está atrapada, un ambiente opresivo donde la agente del FBI encuentra a la última víctima aún con vida. La tensión alcanza su cota máxima cuando el asesino apaga las luces, dejando toda la estancia a oscuras. A partir de aquí seguimos la acción desde el punto de vista del asesino que cuenta con gafas de visión nocturna. Una escena que me sigue poniendo los pelos de punto aún sabiendo su final y que posiblemente sea la mejor de toda la carrera de Jodie Foster.

Banda sonora:

El compositor de origen canadiense Howard Shore fue el encargado de la banda sonora de la película. Gran parte del impacto de escenas como las narradas en el anterior apartado se debe a la genial música compuesta por Shore. El compositor dio en el clavo a la hora de dejarnos una banda sonora angustiosa y lóbrega en consonancia con la historia.



Shore hizo un gran trabajo en El silencio de los corderos pero no es su obra más famosa. Su banda sonora más popular y conocida por todo el mundo es El señor de los anillos. Shore participó tanto en la música de la trilogía original como en la de la nueva trilogía centrada en El hobbit.

Anecdotario:

- Hopkins intentó no parpadear en toda la película. Este detalle refuerza la tensión de sus primeros planos a cámara y por momentos parece que el personaje salga de la pantalla.


- Jodie Foster quedó marcada por la novela y desde el primer momento se mostró interesada en el papel de Clarice Starling. El director sin embargo prefería a Michelle Pfeiffer. La actriz se negó a participar en la cinta por la temática y el tono, por lo que finalmente el papel fue para Foster.

- Algunas escenas de la academia fueron rodadas en la verdadera academia del FBI en Virginia, incluso algunos agentes aparecieron como extras. Es muy raro que el FBI haga este tipo de colaboraciones en el cine.

- En la lista AFI´s de los 100 héroes y los villanos más destacados del cine Lecter fue nombrado el villano número. En la parte de los héroes Clarice Starling acabó en sexta posición.



- El título hace referencia a un suceso traumático del pasado de Clarice Starling y que explican en la película.

- En España tradujimos el título de manera literal pero en algunos países de Sudamérica como Argentina o Colombia la película se conoce como El silencio de los inocentes.


- La canción que suena en la radio y que va cantando Catherine Martin antes de ser secuentrada es American Girl de Tom Petty and the Heartbreakers. Por otro lado la que suena cuando el asesino mientras esta maquillandose delante del espejo es Goodbye horses de Q Lazzarus. Os pongo por aquí las dos, a mi la primera en particular me ha gustado mucho.

- La película fue nominada a siete Oscars de los que ganó finalmente cinco: mejor película, actor, actriz, dirección y guión adaptado.

- Contó con un presupuesto de tan solo 19 millones de dólares pero acabó recaudando más de 270 millones en todo el mundo, 130 de los cuales fueron en los USA. Fue la cuarta película más taquillera de 1991 en ese país, la primera fue Terminator 2.

El legado de Lecter:

Hannibal Lecter es uno de los personajes más terroríficos del mundo del cine y ha terminado convirtiéndose en un icono de la cultura moderna. La imagen de Anthony Hopkins con la máscara puesta es una de las más recordadas del cine de los noventa. El doctor Lecter, al igual que otros grandes mitos del cine como Rambo o James Bond, tiene sus orígenes en la literatura. Thomas Harris escribió en 1981 Dragón Rojo, la primera obra en la que aparecía el famoso Doctor. En el 88 se publicó la secuela, que no era otra que El silencio de los corderos. La trilogía se completó con Hannibal que salió en 1999, con lo que puso fin a la historia de Lecter y Clarice Starling. No obstante aún escribió una novela más publicada en 2006 y titulada Hannibal el origen del mal donde nos contaba la infancia de Lecter.


Todos estos libros han sido llevados al cine a lo largo de los años con bastante fidelidad a los relatos originales. El dragón rojo fue adaptada por primera vez en 1986 por Michael Mann y contaba con Brian Cox interpretando al doctor Lecter, aquí llamado Lecktor. Hannibal de Ridley Scott se estreno en 2001 y fue un gran éxito de taquilla, lo que provocó que se rodara una nueva versión de El dragón rojo dirigida por Brett Ratner y estrenada solo un año después. Estas dos películas contaron con Anthony Hopkins interpretando. La última novela del popular asesino también llegó al cine hace unos años de la mano del director Peter Webber. El guión de esta última adaptación fue redactado por el propio Thomas Harris.

Leí hace años las tres primeras novelas de Harris y son lecturas muy recomendables. Historias llenas de tensión y con muchos elementos propios de las novelas de detectives especialmente las dos primeras. Las adaptaciones cinematográficas son muy fieles a las novelas, pero aún así hay cambios muy sustanciales. Especialmente Hannibal que acaba de forma completamente diferente. Si os gustan las películas y el personaje de Lecter no deberías dejar pasar estas novelas.


La adaptación más reciente de Hannibal no ha sido en el cine si no en la televisión. En el 2013 empezó una serie en la NBC donde vemos como el doctor colabora con el FBI para la resolución de algunos casos. No he visto la serie pero parece que está teniendo éxito y el año que viene se emitirá la tercera temporada.

Opinión:

Recuerdo que empecé a leerme las novelas originales de Thomas Harris poco antes del estreno de Hannibal en el cine. Para el momento de la película ya me había leído las dos primeras y me había hecho una idea de cómo era Lecter, a pesar de ello la interpretación de Anthony Hopkins me impresionó mucho. Poco después ya vi El silencio de los corderos y me impactó aún más. La película me gustó mucho y varias de sus escenas se me quedaron grabadas.

El doctor Lecter ha sido siempre un personaje que me ha encantado. Es un villano, malvado y despiadado como pocos pero a la vez cuenta con unos modales y unas maneras que lo hacen atractivo. Thomas Harris creó un personaje mítico en las novelas y años después Hopkins supo interpretarlo de manera magistral.

El silencio de los corderos no es una película bonita o agradable. La he visto un par de veces y aún sabiendo el final mantiene la angustia y la emoción. Han pasado más de veinte años desde su estreno pero por la cinta no ha pasado el tiempo. Todos sus aciertos siguen intactos y sigue siendo una obra maestra.